Usted está aquí

Back to top

Portal de Hugo Rubén Montupil Carinao

Mi nombre es Hugo Montupil, nacido en Santiago de Chile y criado en Temuco, el corazón de la Araucanía.  Hijo de un funcionario de ferrocarriles y una dueña de casa, ambos grandes lectores.  Mi formación base es Teología donde aprendí idiomas antiguos, hermenéutica y filosofía en el Seminario.  Sin embargo, me enamoré, me casé y luego continué estudiando Pedagogía especializándome en Historia, Ciencias Sociales y Geografía.  Inicialmente comencé trabajando en un prestigioso Liceo Bicentenario sirviendo en clases de Religión, intenté darle un perfil de orientación y desarrollo personal más que ideológico.  Rápidamente entendí que debía capacitarme para estar a la altura, así que estudié: Psicología Infanto-Juvenil, informática, afectividad en el siglo XXI, migración y racismos, pensamiento crítico, organizadores visuales.  Pensé que era suficiente y cambié de trabajo, ahora en una gran ciudad y capital regional, en un Liceo Técnico Profesional de 1.000 alumnos y luego a un Científico Humanista con la misma cantidad de estudiantes. Ambos liceos particulares subvencionados y muy bien gestionados. Fui jefe de Departamento y Coordinador de Equipo Psicosocial-Profesores. Tenía privilegios y sólo ejercía mi asignatura con estudiantes de Tercero y Cuarto medio, era muy valorado, además mis superiores me recomendaron y postularon para estudiar Directores para Chile, felizmente gané la beca (Gestión y Liderazgo).

Hasta que migré ...tuve que ejercer en un lugar donde nadie me conocía, en otro lugar del país, con otra cultura, otra mentalidad y ejerciendo como profesor generalista de educación básica en un segundo año...con estudiantes no lectores y con distintos diagnósticos de aprendizaje...ahora en una escuela Municipal, fue un cambio brusco desde la enseñanza Media a educación Básica, después del shock inicial, el aterrizaje forzoso a una realidad distinta sin regalías, vinieron los ajustes necesarios para la adaptación.

Tuve que estudiar nuevamente, porque justamente ese año correspondía ser evaluado, así que la jugada pedía actualización urgente.  Entonces otra vez: Adecuaciones curriculares, Estudiantes con NEE, trabajo con DUA, Plataforma Bartolo, Tablets y Proceso Lector, Convivencia Escolar, Resolución de conflictos, Decretos de Evaluación y trabajo en PIE, Formación Ciudadana, trabajo en Meet, Classroom y otros. 

Aprendí humildad, flexibilidad, compromiso, trabajo colaborativo.  Creo firmemente que los profesores de Educación Básica son los más importantes del sistema escolar Chileno, porque construyen los cimientos del aprendizaje, además contienen y evitan la deserción escolar, un trabajo no menor.  Realmente los admiro, colegas, por su dedicación, entrega, compromiso y desprendimiento, aunque no corresponda.

Después de esta experiencia, creo y sostengo que es fundamental ejercer un tiempo en educación básica, especialmente en primer ciclo, no sólo cambia tu enfoque didáctico, tu forma de evaluar, las relaciones con padres y apoderados. Redescubres el juego en la enseñanza, la articulación de artes, música, tecnología con lenguaje, historia, matemáticas y ciencias. Antes solo era un profesor, un docente de asignatura, pero gracias a las vivencias en educación básica me transformé en maestro mistraliano-freire. 

Así fue como encaminé en la ruta del aprendizaje continuo, en la RMM; estimados, enseñar es un desafío y una enorme responsabilidad, especialmente en la coyuntura actual que nos toca vivir, donde todo cambió desde el curriculum priorizado, la enseñanza virtual y el teletrabajo académico.

Para finalizar, queridos colegas, debo decir que mi paradigma educativo está basado en la afectividad, la neurociencia, inclusión e innovación pedagógica constante y la visibilización práctica del curriculum oculto.

Un gran abrazo, colegas, de un sureño viajero desde la sexta región.

Si puedo colaborar en algún proyecto www.linkedin.com/in/hugomontupilc.